Dom Schminke
Fot. Stiftung Haus Schminke, autor: Marcel Schroeder

Casa Schminke en Löbau: uno de los principales iconos del modernismo clásico

La Casa Schminke de Löbau, también conocida como el “Vapor de Pasta”, figura entre los cuatro edificios residenciales más importantes del modernismo clásico en todo el mundo. Los otros tres son: La Casa Tugendhat en Brno, diseñada por Ludwig Mies van der Rohe en 1931, la Villa Savoye en Poissy cerca de París por Le Corbusier en 1929 y la Casa Fallingwater (Residencia Kaufman) en Pensilvania diseñada por Frank Lloyd Wright en 1939. Esta maravilla arquitectónica, diseñada por Hans Scharoun, merece especial atención por su construcción única, su luz, su espacio y su atmósfera, que atraen a los amantes de la arquitectura. Es posible visitar la casa tanto con audioguías como con visitas guiadas, y los visitantes pueden incluso pasar la noche en este notable edificio o celebrar allí un evento.

La Casa Schminke se construyó entre 1930 y 1933 por encargo de Charlotte y Fritz Schminke, propietarios de una próspera fábrica de pasta. Tenían unos requisitos claros para su futura casa, que debía estar en las inmediaciones de su negocio. Fritz definió sus expectativas de forma concisa y práctica: “Una casa moderna para dos padres, cuatro hijos y ocasionalmente para uno o dos invitados” Un aspecto clave era combinar trabajo y vivienda y tecnología con naturaleza, creando las condiciones para una vida familiar segura y relajada. Las vistas del jardín debían ser despejadas y todas las zonas de estar debían estar en el lado sur. Dirigir la granja debía ser fácil, ya que sólo un ama de llaves debía apoyar al ama de casa en las tareas domésticas y el cuidado de los niños.

1930s Fuente: Innendekoration: mein Heim, mein Stolz; die gesamte Wohnungskunst in Bild und Wort – 45.1934

El arquitecto tuvo en cuenta todas las sugerencias de la familia Schminke y así se creó una de sus obras maestras más icónicas. Al entrar en la propiedad, un amplio camino de acceso conduce a la entrada principal, cubierta por un tejado que sobresale ampliamente. Este techo, de aspecto especialmente futurista a la luz de la noche, cumple también la función práctica de proteger de la lluvia. El vestíbulo conduce directamente al vestíbulo principal, que conecta las tres zonas funcionales de la casa: estar, dormir y aseo. El salón alargado de la planta baja, en el lado este, tiene entrada al invernadero. El sol del sur entra a raudales en la habitación a través de las ventanas orientadas a la fábrica y, en el lado norte, se abre una vista del jardín gracias a un gran acristalamiento que se extiende desde el techo hasta el suelo. La transparencia de la construcción del edificio hace que desaparezca el límite entre el interior y el exterior, y que la zona habitable de la planta baja transite visualmente hacia el jardín.

Dom Schminke Foto Stiftung Haus Schminke, de Marcel Schroeder

Desde el lado de la fábrica, la casa da la impresión de ser más bien modesta y hermética; aquí se encuentran la entrada y los lavaderos. La planta superior está dedicada a dormitorios y una zona para invitados. En comparación con la planta baja, presenta un aspecto más bien espartano. Los dormitorios estaban pensados para servir de refugio del ajetreo de la vida familiar. Las habitaciones de los niños, con su espacio reducido al mínimo, recuerdan a las literas de un barco. Un espacio vital ampliado para la familia era el jardín, que se transformaba en una zona de estar adicional en verano. Además del jardín para las flores y el descanso, Charlotte Schminke hizo establecer en la parcela vecina un huerto de unos 11.000 metros cuadrados. El huerto original de la familia aún se encuentra aquí. El arquitecto Scharoun dotó a todas las estancias de la casa de un estilo uniforme. Combinó lámparas y muebles empotrados con un expresivo concepto cromático. Gran parte de la gama cromática de la época se ha perdido, al igual que los colores originales del papel pintado, por lo que hoy resulta difícil imaginar lo pintorescos que eran los interiores en otro tiempo. A pesar de ello, la Casa Schminke sigue irradiando alegría, que era la intención deliberada del matrimonio inversor y del arquitecto.

Foto Stiftung Haus Schminke, de Marcel Schroeder

En 1945, la casa fue confiscada por el Ejército Rojo y devuelta a la familia en 1946, simultáneamente con la expropiación de la fábrica de pasta. Durante este tiempo, Charlotte Schminke creó en la casa un centro de vacaciones para niños de la Dresde bombardeada. Tras la guerra, Fritz Schminke fue declarado criminal de guerra y abandonó la RDA en 1950, trasladándose a Alemania Occidental, donde se divorció de Charlotte en 1953. La Casa Schminke se alquiló entonces a la ciudad de Löbau, que creó un club para la Juventud Alemana Libre y más tarde la “Casa de los Pioneros”. No fue hasta después de la reunificación alemana cuando la casa empezó a cumplir una función pública, permitiendo visitas y eventos.

Foto Stiftung Haus Schminke, de Marcel Schroeder

Hans Scharoun, nacido en Bremen en 1893, fue uno de los principales arquitectos del modernismo. Sus obras, como la Casa Schminke, la urbanización Charlottenburg-Nord o las escuelas de Lünen y Marl, siguen siendo reconocidas hoy como ejemplos de construcción amable y funcional. Scharoun murió en 1972 en Berlín, dejando tras de sí un legado que sigue inspirando a generaciones de arquitectos. Realizó numerosos proyectos a lo largo de su creativa carrera, pero él mismo declaró: “La casa encargada por el industrial Schminke en Löbau fue la más querida para mí”.

La Casa Schminke de Löbau no es sólo una obra maestra de la arquitectura, sino también un testimonio de la historia y la vida de la familia Schminke. Su diseño único, su historia y la posibilidad de visitarla la convierten en una visita obligada para cualquier amante del modernismo.

Fuente: stiftung-hausschminke.eu

Lea también: Casa unifamiliar | Modernismo | Historia | Alemania | Datos interesantes

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea