El interior de una casa en el barrio Zawady de Varsovia . Fíjate en la escalera

El interior de esta casa del barrio Zawady de Varsovia te transporta a otra realidad. Aquí es donde la tradición polaca se encuentra con el estilo oriental. Este espacio único fue diseñado por Magdalena Lechowicz, del estudio Dream Space. Las fotografías fueron tomadas por Paweł Biedrzycki, del estudio Kąty Proste.

Un lugar donde el espacio es tan importante como su funcionalidad. Jaspis es un proyecto creado para una familia que valora tanto la comodidad como el diseño poco convencional. La inspiración para crear este lugar, surgió de las características de la piedra “jaspe”. Simboliza apoyo, tranquilidad y armonía interior. Estas inspiraciones se reflejan en cada detalle del diseño de esta casa.

El interior combina elementos étnicos del Lejano Oriente con detalles modernos para crear un espacio único. Una combinación de crudeza y acogimiento que desprende calma y energía positiva. Paredes decapadas a mano, la textura natural de la madera vieja y el ladrillo. Elementos decorativos étnicos y detalles orientales, añaden calidez y autenticidad.

Una parte única de la casa es la escalera especialmente diseñada, apodada “escultura” por los residentes. Está situada en el punto focal de la casa, y cumple algo más que una función práctica. Su forma única permite que la energía fluya libremente, creando una sensación de movimiento y cambio constantes. Los peldaños artesanales, de forma redondeada, aportan carácter y elegancia, mientras que una pantalla de madera vieja añade encanto oriental.

El suelo de microcemento, ladrillo viejo o madera antigua permite una sensación de texturas variadas. Los grandes acristalamientos de la planta baja proporcionan proximidad a la naturaleza circundante.

Se ha prestado especial atención al comedor. El principal elemento de diseño es una mesa de roble pesado diseñada a medida con un banco. Esto crea un ambiente increíble para comidas largas y familiares, durante las cuales se puede disfrutar de la proximidad con todos los miembros de la casa. Aquí es donde las reuniones familiares se vuelven más especiales.

El estudio y la cocina están sutilmente separados por acristalamientos, manteniendo la coherencia del espacio.

Como corazón de la casa, la cocina desprende encanto étnico, combinando elementos tradicionales y modernos. Un gran acristalamiento la separa del resto de la casa, permitiendo la entrada de luz natural y resaltando la belleza de los detalles. Los azulejos hechos a mano de las paredes y el ladrillo viejo del suelo, crean el ambiente de una casa de campo. La encimera de hormigón de la cocina, por su parte, aporta crudeza y modernidad. La campana empotrada y el aparador de ladrillo aportan funcionalidad sin comprometer la estética, mientras que la isla con encimera de madera añade calidez y naturalidad. La composición general refleja a la perfección el deseo de los inversores, que combinan el encanto rústico con la comodidad de la vida moderna.

El dormitorio, como oasis para regenerarse y coger fuerzas, se creó pensando en la comodidad y la tranquilidad. Los propietarios querían combinar dormitorio, vestidor y cuarto de baño en un solo espacio. El techo elevado permitió revelar elementos de la estructura del tejado y dejar al descubierto la madera antigua presente en toda la casa. El armario vestidor es la solución perfecta, ya que conecta el dormitorio con el cuarto de baño, aportando funcionalidad y estética. Un ventilador con acabado de madera añade carácter, creando un ambiente propicio para la tranquilidad y la relajación.

Las habitaciones de los niños presentan colores vibrantes y elementos soñados por los jóvenes residentes, como un rocódromo con trapecio y un espacio de aprendizaje funcional.

El interior de esta casa desprende calidez y tranquilidad, satisfaciendo tanto las necesidades de la vida cotidiana como los deseos estéticos de sus habitantes. Es un lugar que no sólo invita a relajarse y desconectar, sino que también inspira y rodea de energía positiva, fomentando las relaciones armoniosas y la vitalidad de sus habitantes, invitándoles a descubrir nuevas experiencias en un ambiente familiar.

El proyecto y su ejecución corrieron a cargo del estudio de arquitectura Dream Space – Magdalena Lechowicz. Los valores primordiales de este estudio son la combinación coherente del hombre, el espacio y la naturaleza. De acuerdo con el lema del estudio, “Arquitectura para sanar”, es importante crear diseños conscientes y sostenibles. Espacios que promuevan la vida en armonía con la naturaleza. Un lugar donde vivir y trabajar para mejorar la salud y el bienestar. ¿Qué le parece el interior de la casa de Zawady, en Varsovia?

Diseño y texto: Magdalena Lechowicz / Espacio de ensueño / https://www.instagram.com/dream_space_architecture/
Decorador de interiores: Magdalena Nowakowska
Fotos: Proste Angles / Paweł Biedrzycki / www.katyproste.pl

Lea también: Arquitectura en Polonia | Varsovia | Interiores | Vivienda unifamiliar | Diseñadores polacos | Madera

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea