Hacjenda Kiekrz
Fot. cosmoderna - Marcin Wojdak

Hacjenda Kiekrz – Kasia y Szymon han dado una segunda vida a una dacha de los años setenta. ¡Echa un vistazo a estos interiores!

Entre nosotros hay quienes han optado conscientemente por la difícil tarea de salvar casas antiguas y su entorno. Renovar un edificio así suele ser todo un reto, pero la recompensa es un espacio con historia y alma. Kasia y Szymon decidieron seguir este camino y salvar una propiedad insólita situada a las afueras de Poznań, justo al lado del lago Kierskie. Hacjenda Kiekrz (así bautizaron los nuevos propietarios al edificio reformado) está disponible en su totalidad para alquileres de corta duración.

La pareja llevaba mucho tiempo soñando con comprar otra casa. Querían que estuviera en una zona apartada, preferiblemente cerca de un lago. Vivían a diario en Dinamarca, pero Kasia buscaba insistentemente entre varias ofertas de casas en venta en Polonia. Finalmente, en medio del pandemónium, se topó por casualidad con unas fotos en una pequeña agencia inmobiliaria. El edificio la cautivó de inmediato por sus arcos en la terraza; además, estaba situado en una ladera, justo en el lago. Sin pensárselo mucho, la pareja compró un autobús y se desplazó desde Copenhague para ver la casa. In situ, la dacha les impresionó, sobre todo por su original decoración. Entonces empezaron a hacer planes y a los 15 minutos decidieron comprar, ya que había muchos interesados y no querían dejar pasar una oportunidad tan insólita.

Fot cosmoderna – Marcin Wojdak

La casa del lago Kierskie se construyó a mediados de la década de 1970 según un diseño del arquitecto de Poznań Piotr Namysła para un respetado profesor de neurología. El hombre soñaba con una cabaña morisca en una colina con vistas entonces despejadas al pintoresco lago. El profesor encontró inspiración para el diseño en sus numerosos viajes. Consiguió conocer a un arquitecto visionario que leyó y entendió perfectamente su sueño de una tarima en medio de la naturaleza. Para construir la casa se utilizaron materiales locales y la mayoría de los elementos de diseño se hicieron a medida.

Hacjenda Kiekrz Fot cosmoderna – Marcin Wojdak

El edificio original adoptó la forma de una residencia de verano a imitación de las que se encuentran en el sur de Europa. Un elemento característico es la terraza con arcadas y una vista panorámica del lago, así como un gran muro completamente acristalado. También en el interior aparece el motivo de los arcos, así como una pared revestida de cerámica andaluza que se extiende desde el salón con chimenea hasta la terraza. En el corazón de la casa, el arquitecto proyectó un jardín con una fuente, que acentúa aún más su carácter mediterráneo. El mobiliario no fue diferente. También éste evocaba estilísticamente el sur.

Fot cosmoderna – Marcin Wojdak

La casa de verano de más de 100 metros de altura sirvió a la familia de profesores durante muchos años. Allí pasó sus momentos más hermosos, rodeada de naturaleza y una arquitectura única. En los años 90, sin embargo, hubo un divorcio, tras el cual el edificio pasó a ser propiedad de la esposa. Fue entonces cuando empezó a quedarse vacío. La mujer le tenía cariño a la casa, pero carecía de tiempo, motivación e idea para desarrollar un espacio tan grande. La propiedad se deterioró y se llenó de maleza, perdiendo poco a poco su antiguo encanto. La propiedad pasó entonces a las hijas de la profesora, y tras la muerte de su padre -el creador de la tarima kierska- la familia decidió venderla. No fue una decisión fácil, pero sí la única sensata, para poder salvar la preciosa reliquia. Fue entonces, en 2021, cuando Kasia y Simon aparecieron en el camino de la casa.

Foto cosmoderna – Marcin Wojdak

Cuando se calmaron las primeras emociones positivas y la admiración por su nueva adquisición, la pareja se dio cuenta de todo el trabajo que había que hacer para devolver a la casa su antiguo esplendor. Las paredes estaban mojadas, había que cambiar las ventanas y las puertas, el revoque había pasado su mejor momento y la fontanería debía renovarse o crearse desde cero. Como residencia de verano, la casa carecía de calefacción. La pareja decidió arriesgarlo todo y quedarse en Kiekrz durante un año para conocer la propiedad, encontrar su visión y su inspiración.

Tras meses de minucioso trabajo, Hacjenda Kiekrz, como la llamaron los nuevos propietarios, es tan hermosa como en sus mejores tiempos. Como parte de la renovación, se sustituyó el enlucido por otro nuevo, pero con la restauración de su estructura original, lo que no fue fácil e implicó una larga búsqueda de un contratista adecuado. En el jardín interior, cubierto de hiedra, Kasia y Simon descubrieron una fuente y ladrillos dispuestos en un patrón decorativo. Sin embargo, decidieron crear allí un patio con un techo de cristal en forma de pirámide abierta, que permitiera la entrada de mucha luz natural. Por desgracia, en su visión, el jardín no era funcional y los estrechos pasillos que lo rodeaban daban una impresión agobiante. Ahora el espacio está dispuesto como comedor con cocina, pero a pesar del cambio de su antigua función, sigue siendo el corazón de la casa.



Fot cosmoderna – Marcin Wojdak

Los propietarios demolieron muchos elementos y crearon uno nuevo, conservando en la medida de lo posible el carácter original del edificio. Además, sustituyeron las ventanas alabeadas, dejando una antigua, sin embargo, como recuerdo. Las aberturas siguen decoradas con las rejas dobladas originales, renovadas. Las puertas del interior de la casa necesitaban ser reparadas, por lo que fueron desmontadas, restauradas y devueltas a su lugar. Además, los propietarios renovaron toda la decoración, los acabados y la característica pared de cerámica. Además, Hacjenda Kiekrz alberga una gran cantidad de muebles originales. Aquí se pueden ver, entre otras cosas, lámparas de inspiración marroquí, cepelias, diversos artilugios de los años setenta y muebles, incluido un enorme conjunto de muebles de ocio de cuero directamente de la Polonia comunista, compuesto por un sofá y sillones, y una pesada mesa de comedor de madera maciza. Los interiores se completaron con muebles y adornos de estilo vintage que Kasia trajo aquí.

Fot cosmoderna – Marcin Wojdak

La antigua propietaria de la casa no pudo ocultar su emoción cuando visitó la propiedad veraniega y vio con qué meticulosidad y respeto se había renovado el edificio. Estas lágrimas son la mejor prueba de que Kasia y Szymon han llevado a cabo la tarea a la perfección. La pareja se ha enamorado de Poznań y se ha mudado con sus hijos a una de las casas adosadas de Jeżyce.

Hacjenda Kiekrz está disponible en su totalidad para alquiler a corto plazo. Los propietarios también visitan la casa para que llenen los interiores del ambiente familiar como lo hacían aquí hace años.

Sitio web: slowhop.com – Hacjenda Kiekrz

Fotos: cosmoderna y material privado de la familia

Lea también: casa unifamiliar | Poznań | Vintage | Interiores | Metamorfosis | whiteMAD en Instagram

El edificio antes de la reforma. Foto: materiales privados de la familia

Hacjenda Kiekrz después de la renovación

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea