Kirche am Hohenzollernplatz
Jorge Pérez de Lara, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

Kirche am Hohenzollernplatz en Berlín – “La central eléctrica de Dios” llena de color

La Kirche am Hohenzollernplatz es una iglesia evangélica situada en el distrito berlinés de Charlottenburg-Wilmersdorf. El edificio se considera un ejemplo destacado del expresionismo del ladrillo y un testimonio de la excepcional calidad de la arquitectura eclesiástica berlinesa. El nombre de la iglesia, derivado de la plaza en la que se encuentra, se pensó en un principio para que fuera temporal, pero con el tiempo se convirtió en permanente.

En las primeras décadas del siglo XX, el número de nuevos residentes en la parroquia creció considerablemente, por lo que las tres iglesias existentes resultaron insuficientes para la creciente congregación evangélica de Wilmersdorf. En 1927, la próspera parroquia decidió construir una nueva iglesia. El concurso para el diseño de la iglesia lo ganó la empresa de Hamburgo Fritz Höger con un diseño del arquitecto Ossip Klarwein, cuyo concepto fue modificado en parte por Höger. Klarwein se trasladó a Berlín poco antes del inicio de la construcción para supervisar personalmente el proyecto. La construcción continuó a partir de 1930, y la iglesia se inauguró oficialmente el 19 de marzo de 1933. Poco después de su finalización, Klarwein y su familia emigraron a Palestina huyendo de la persecución nazi de los judíos alemanes.

1935. Foto de Carl Dransfeld † 1941-11-09, Dominio público, vía Wikimedia Commons

Kirche am Hohenzollernplatz

El modernismo extremo representado en el diseño fue objeto de mucho debate antes de que comenzara la construcción. La estructura básica de la iglesia es un esqueleto de hormigón sobre el que se apoyan los muros. La fachada está decorada con ladrillos dispuestos en pilastras, estructuras semicilíndricas a ambos lados de la entrada donde se sitúan las escaleras, y un alto y esbelto campanario. El tejado de cobre verdoso contrasta con el ladrillo rojo oscuro. El portal de entrada está rematado con llamativos mosaicos dispuestos en cruz. La enorme nave consta de 13 vigas arqueadas de hormigón armado. Desde la entrada oeste, los tramos parecen estrecharse hacia el este. El interior de la iglesia, a pesar de su modernidad, recuerda al gótico monumental, lo que le confiere un carácter único. Estas características le han valido el sobrenombre de Kraftwerk Gottes (Central eléctrica de Dios). Junto a la iglesia se construyeron una rectoría y un salón parroquial.

Kirche am Hohenzollernplatz Gunnar Klack, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

La Kirche am Hohenzollernplatz sufrió graves daños durante los bombardeos aliados de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial, y fue consumida por el fuego el 22 de noviembre de 1943. Tras la guerra, se reconstruyó gradualmente hasta 1965. En 1990-91, el arquitecto Gerhard Schlotter llevó a cabo la restauración y reconstrucción, transformando la iglesia en un espacio de exposición de arte contemporáneo. Schlotter también devolvió a la sala de oración su esquema cromático original anterior a la destrucción. El pintor y profesor de arte Hermann Sandkuhl creó los esgrafiados decorativos que adornaban los nichos exteriores entre las pilastras de ladrillo. Desgraciadamente, todos fueron destruidos en 1943. También se perdió la decoración del tímpano, obra de Erich Waske, que representaba el Sermón de la Montaña. La sala de oración está iluminada por una ventana de triple altura, cuyo original también fue destruido en los bombardeos. En 1962, Sigmund Hahn diseñó una nueva vidriera, y en la década de 1990 Achim Freyer añadió ventanas de colores a los lados de la nave principal. Esto confiere al interior un carácter inusual lleno de color.

Kirche am Hohenzollernplatz

Cmcmcm1, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

La pila bautismal original de ladrillo de Höger sobrevivió intacta a la guerra. La iglesia también alberga una escultura abstracta de un ángel de Regina Roskoden, un grabado de Max Pechstein y un cuadro de la crucifixión de Hermann Krauth. Gracias a las generosas donaciones de los feligreses, se adquirió un nuevo órgano, construido por E. Kemper & Sohn, que se instaló después de 1965. Desde 1987, la iglesia acoge también exposiciones de arte contemporáneo, que tienen lugar dos veces al año. El arte desempeña un papel importante en la vida de la parroquia, que se refleja en los temas de los oficios. En 1991, el organero Sauer modernizó el órgano Kemper, que se utiliza regularmente en los oficios y conciertos. Desde noviembre de 2008, todos los sábados a las 12:00 se celebra “NoonSong”, una liturgia de 30 minutos cantada por el conjunto vocal profesional Sirventes Berlin, que atrae a cientos de oyentes.

Fuente: berlin.de, vielfaltdermoderne.de

Lea también: Arquitectura | Arquitectura eclesiástica | Monumento | Alemania | Berlín | Ladrillo

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea