Dwór w Jaszczowie
Dwór obecnie. Fot. Grzegorz Brzeczykowski

La casa solariega de Jaszczów estuvo en ruinas durante años. Hoy es un gran tesoro de la región de Lublin

La casa solariega de Jaszczów es un edificio de madera de una sola planta construido a principios del siglo XIX. En su historia perteneció a varias familias conocidas, entre ellas el general Ludwik Kicki. Años de abandono han llevado al edificio a la ruina. De la antigua casa solariega sólo se conservan parcialmente los muros y las chimeneas. Hoy en día, el edificio es propiedad privada y ha sido meticulosamente restaurado. El edificio está considerado como una de las casas señoriales de madera más antiguas de la región de Lublin.

La casa solariega de Jaszczów es un ejemplo de antigua casa solariega polaca del periodo clásico, con una rica historia y elementos conservados característicos de esa época. Fue erigida en 1812 como edificio de madera, con sótano parcial, techos de vigas y tejado a cuatro aguas con estructura de carpintería. La cubierta del tejado era de tejas. El alzado frontal de la casa solariega tenía nueve ejes, con un pórtico de columnas que acentuaba el eje principal, mientras que el alzado del jardín tenía ocho ejes y una terraza con escaleras. El interior del edificio estaba dispuesto simétricamente, con un amplio vestíbulo en el eje delantero y un salón en el lado del jardín. Desde allí se accedía a las habitaciones contiguas de ambas alas.

La casa solariega en 1927. Foto: zabytek.pl / ficha del monumento

Dwór w Jaszczowie

El suelo de las habitaciones de la casa señorial de Jaszczów era de madera, de tablas colocadas sobre vigas. En las dos habitaciones de las esquinas, los suelos eran de bloques de arcilla. La puerta exterior de madera del lado del jardín era acristalada. Las ventanas de doble hoja con contraventanas estaban montadas sobre bisagras en cruz y francesas. Las puertas interiores eran de doble hoja. El mobiliario interior de la mansión de Jaszczów era bastante modesto, pero estaba cuidado al detalle. Las habitaciones más importantes de la planta baja tenían cocinas de azulejos decorativos, rematadas con cornisas decorativas y coronas con motivos florales. En el salón, adyacente al vestíbulo principal, además de la cocina decorada, había una chimenea acristalada con rica ornamentación manierista.

Dwór w Jaszczowie Mobiliario de los años setenta Foto: monument.co.uk/caption

En el ático se levantaron además dos chimeneas, situadas una frente a otra en las paredes interiores de las chimeneas centrales. Estaban decoradas con ornamentación floral estilizada realizada en yeso. El salón “jardín” se decoró con decoración pintada en forma de retratos reales colocados bajo el techo. Esta decoración se cubrió posteriormente con cal. La casa solariega estaba rodeada por un parque, y en las inmediaciones se erigía la iglesia arriana de finales del siglo XVI y principios del XVII, convertida en dependencia. Durante la Segunda Guerra Mundial, la dependencia fue parcialmente destruida y posteriormente demolida.

Casa señorial en 1975. Foto: zabytek.co.uk/caption

A principios del siglo XIX la mansión pertenecía a la familia Kicki. Su fundador en 1812 fue Onufry Conde Kicki, mariscal del Tribunal de Lublin y castellano del Ducado de Varsovia. Tras su muerte, el señorío pasó a su sobrino, el general Ludwik Kicki, que murió en la batalla de Ostrołęka. La viuda de Ludwik, Natalia de Bissping, legó la finca de Jaszcz a su ahijado, el conde Henryk Potocki. Éste la vendió poco después a los condes Antoni y Wojciech Roztworowski. A continuación, el señorío fue adquirido por Kazimierz Poniatowski, que lo cultivó con su hijo Juliusz hasta 1932. Tras la venta, la mansión pasó a ser propiedad de Czesław Konczewski.

La casa solariega de Jaszczów antes y después de la reconstrucción. Foto: Grzegorz Brzeczykowski



Posteriormente, Zdzisław y Helena Podgórski se convirtieron en propietarios del edificio ya en ruinas y vivieron en él hasta el final de sus vidas. Uno de los últimos propietarios de la mansión fue la familia Pisarek, de la que Walery Pisarek era profesor de la Universidad Jagellónica de Cracovia y un conocido lingüista. En los años siguientes, el edificio se fue deteriorando poco a poco. El tejado, los techos, las cocinas, las chimeneas y los suelos se derrumbaron. A principios del siglo XXI, el monumento devastado fue adquirido por un particular que, con gran esmero, le devolvió su antiguo esplendor. La restauración concluyó en 2015. La casa solariega de Jaszczów es tan hermosa como antes.

El edificio está inscrito en el registro de monumentos con el número A/105 de 30 de noviembre de 1966.

Fuente: zabytek.pl

Lea también: Arquitectura en Polonia | Alzado | Madera | Historia | Villas y residencias | Datos de interés

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea