La comisaria Marta Czyż y el pabellón polaco en la Bienal de Venecia

En la edición de este año de la Bienal de Venecia, el acontecimiento artístico más importante del mundo, el Pabellón Polaco está despertando un gran interés. Marta Czyż, comisaria de la exposición Repeat after me II, nos habló de sus inspiraciones, retos y el éxito de su colaboración con el colectivo ucraniano Open Group. Ceramika Paradyż, una empresa que apoya activamente el arte mediante su participación en numerosos proyectos artísticos y su cooperación con artistas e instituciones culturales, se convirtió en socio del proyecto.

Ceramika Paradyż, fabricante de azulejos y sinters de cuarzo, lleva 35 años promoviendo el arte, creando las últimas colecciones en línea con las últimas tendencias de diseño. La empresa participa regularmente en proyectos artísticos, colaborando con destacados diseñadores como Gosia Baczyńska y Anna Orska. Gracias a su enfoque innovador, la marca se ha ganado el reconocimiento tanto en Polonia como en el extranjero. La participación como socio del Pabellón Polaco en la actual Bienal de Venecia es otra iniciativa del fabricante polaco, gracias a la cual tiene la oportunidad de llegar a un público internacional más amplio. Hemos invitado a Marta Czyż, comisaria del Pabellón Polaco, para que nos hable de la exposición que se está celebrando en Venecia.

¿Cuáles son los principales objetivos que quería alcanzar al presentar el Pabellón polaco en la Bienal de Venecia?

Marta Czyż: Permítame empezar diciendo que he cumplido mi sueño de realizar una exposición en el evento artístico más importante del mundo, La Biennale di Venezia. Para lograrlo, era necesario tener una idea para un pabellón que mostrara obras capaces de llamar la atención. Para mí, esto significaba proponer un mensaje universal e importante, presentado en una fórmula adecuada. Hoy siento que al invitar al colectivo ucraniano Open Group (formado por Yuriy Biley, Pavlo Kovach y Anton Varga) con el proyecto Repeat after me II, lo he conseguido.

¿Hubo directrices o temas específicos que le guiaran a la hora de seleccionar las obras para la exposición? ¿De dónde sacó la idea de invitar al colectivo Open Group?

M.C.: Llevo años fascinada por el arte ucraniano contemporáneo, y trabajo con el colectivo Open Group desde 2020. Llevo años siguiendo de cerca todos sus trabajos y he escrito bastantes textos y entrevistas sobre ellos. Sus obras se basan a menudo en una idea simple, que se convierte en un campo para una amplia interpretación a muchos niveles. El planteamiento de los artistas sobre la definición de la obra, así como su representación y autoría, escapa al enfoque clásico. Al mismo tiempo, en estas obras aparentemente sencillas resuena un fuerte gesto artístico, una forma de comunicación que, al formar parte de prácticas conceptuales, parece ser comprendida por todos, siendo a menudo extremadamente conmovedora. Tal fue el caso de la obra Repite después de mí II.

¿Cómo valora las reacciones del público internacional y de los críticos de arte ante el Pabellón polaco y la videoinstalación presentada en la exposición?

M.C.: Estoy muy sorprendido por la buena acogida de la obra. En mi opinión subjetiva era la mejor propuesta y estoy orgulloso de los artistas y su trabajo. Tales sentimientos no suelen ir seguidos de menciones por parte de visitantes, críticos y comisarios. Esta vez resultó que el Pabellón polaco llamó la atención de prácticamente todo el mundo. Aparecieron artículos sobre la instalación en la mayoría de los medios de opinión. La obra ha sido apreciada por el público en general y por personas del sector que nos escriben para felicitarnos. Es una gran satisfacción.

¿Qué opina de que las marcas comerciales apoyen un arte tan atractivo?

M.C.: Creo que el mundo del arte es un recipiente conectado a diferentes industrias. Muchas veces ocurre que el presupuesto soñado para un proyecto, que permita realizarlo en la forma prevista, está más allá de la capacidad del organizador. Es importante cuando se puede contar con el apoyo de una marca comercial, sin embargo también se da el caso de que no todas las marcas encajan en un determinado proyecto o emprendimiento. Ceramika Paradyż tiene un sincero interés y afinidad con las actividades artísticas, construyendo constantemente su imagen de mecenas de las artes. Y como sabemos, los mecenas han sido muy importantes en el apoyo y desarrollo de las artes desde el Renacimiento. Se trata de una tarea obligada.

¿Cuáles cree que han sido los principales retos a la hora de organizar esta exposición?

M.C.: Además de extraer hilos importantes para comprender y construir contextos en torno al proyecto, mi trabajo fue a menudo muy técnico. A lo largo de tres meses, mantuve cientos de reuniones y conversaciones con los artistas del Open Group y nuestro diseñador gráfico Jan Bersz. Coordiné los contactos con los letristas Svitlana Biedarieva, Cezary Zechowski y Rasha Salti. También trabajé en la preparación de la escenografía con el estudio de arquitectura Centrala. Me encargué de elaborar muchos de los detalles de la producción de la nueva película del Grupo Abierto y estuve en contacto permanente con los productores de la exposición en nombre de Zacheta.

¿Puede decirnos algo más sobre los principales mensajes abordados por los artistas del Open Group en la exposición y tratar la relación de la instalación con el tema de la Bienal de este año, “Los extranjeros están en todas partes”?

M.C.: Los artistas del Open Group abordan este tema a varios niveles. En primer lugar, se trata de definir quién es un extranjero. En el caso de nuestro pabellón, se trata de refugiados civiles que han tenido que abandonar sus hogares por obligación, porque su hogar ya no existe o ha dejado de ser un lugar seguro. En la exposición se presentan dos obras de vídeo. La primera es de 2022 y nos la narran desplazados internos que se trasladaron del oeste al este de Ucrania sobre sus experiencias en la guerra, compartiendo el recuerdo de sonidos de armas y señales de advertencia. En el segundo vídeo, de 2024, los protagonistas son ucranianos residentes en varias ciudades europeas y en Nueva York. A menudo se presentan y hablan de su ubicación actual, hablan de con quién se alojan en ese lugar. A menudo también dicen que son personas de todo el mundo. El concepto de refugiado, al igual que el de extranjero, no tiene una única ubicación en la actualidad. Extranjero es un concepto más amplio. A menudo abandonamos nuestro país por voluntad propia, por razones muy diferentes. Los refugiados abandonan su hogar por obligación. En realidad no quieren hacerlo. Buscan un lugar en el mundo donde puedan vivir con seguridad, aunque a menudo no en sus propios términos, sometiéndose a normas que organizan sus vidas de una nueva manera. Al mismo tiempo, hoy en día ningún lugar parece seguro. Vivimos en una época de muchos conflictos armados y enfrentamientos políticos, cuyas consecuencias no podemos predecir. La obra Repite después de mí II es la voz de todos los refugiados del mundo, cuyos protagonistas cuentan la historia de la guerra con los sonidos universales de las armas que resuenan hoy en distintas partes del mundo.

fotos: Milena Liebe, Archivo Zachęta

fuente: material de prensa de Paradyż

Lee también: Cultura | Arte | Entrevistas | Italia | Destacados | whiteMAD en Instagram

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea