Pomnik Syreny po powojennej renowacji. Źródło: NAC - Narodowe Archiwum Cyfrowe www.nac.gov.pl/

Monumento a la Sirena en Varsovia. El monumento ribereño conmemora la leyenda de la fundación de la ciudad

El autor de la primera imagen escultórica de la Sirena -símbolo de Varsovia- fue Konstanty Hegel. La creó como culminación de las obras de las obras hidráulicas de Henryk Marconi que llevaban agua a la Ciudad Vieja, entre otras. 85 años más tarde, se erigió un monumento diseñado por Ludwika Nitschowa en la calle Wybrzeże Kościuszkowskie, justo a orillas del río Vístula. El Monumento a la Sirena se creó por iniciativa del alcalde de la ciudad, Stefan Starzyński, y pretendía conmemorar la leyenda del levantamiento de Varsovia y contribuir a mejorar la estética de los bulevares del Vístula.

El concepto original era colocar un monumento de 20 metros de altura hecho de vidrio verde sobre un pilar en medio del río Vístula. Sin embargo, resultó demasiado costoso y técnicamente difícil de realizar. Finalmente, se decidió hacer un monumento tradicional en la orilla del río.

El monumento en la actualidad. Foto Hrs Polonia, CC BY-SA 3.0, vía Wikimedia Commons

El trabajo en la escultura duró varios meses, probablemente entre 1936 y 1937. Krystyna Krahelska, estudiante de etnografía en la Universidad de Varsovia, posó como modelo para la cabeza y el cuerpo de la sirena de Nitschowa. El escultor quedó impresionado por su físico fornido y su belleza eslava, casi típicamente polaca. Krahelska posó para ella en posición arrodillada, sosteniendo una espada en la mano derecha. La estudiante tuvo una muerte heroica durante el Levantamiento de Varsovia en 1944. La escultura, de 2,75 metros de altura, fue fundida en bronce en 1938 en el taller de los hermanos Łopieński, en el número 55 de la calle Hoża. Debido al tamaño de la escultura, se fundió en piezas que, tras ser alisadas y refinadas, se ensamblaron con tornillos y finalmente se patinaron.

1938, construcción del monumento. Fuente: NAC – National Digital Archive www.nac.gov.pl/

La escultura representa la figura de la legendaria Sirena. Lleva el pelo recogido en un moño en la nuca. Su mirada se dirige al norte y su fuerte cuerpo femenino está protegido por un escudo redondo, ligeramente convexo, que sujeta con la mano izquierda. El escudo lleva la imagen de un águila coronada con la inscripción “Varsovia” alrededor. En la otra mano sostiene una espada en alto. El fondo de la escultura es el río y los árboles de la ribera del Praga. El conjunto se levanta sobre bloques de arenisca. El monumento se erigió en la calle Wybrzeże Kościuszkowskie, al final de la calle Tamka, paralela a la corriente del Vístula, a principios de abril de 1939. El lugar fue elegido por Stefan Starzyński con sus asesores y Ludwika Nitschowa. Esta ubicación debía enfatizar la conexión entre la Sirena y el río perpetuada en la leyenda del símbolo de la capital. La ciudad sufragó los costes de construcción.

El monumento a la Sirena tras la restauración de posguerra. Fuente: NAC – National Digital Archive www.nac.gov.pl/

Al estallar la Segunda Guerra Mundial, no se habían terminado todos los elementos del entorno del monumento, incluidas las esculturas de gaviotas alzando el vuelo, que debían colocarse en el borde del estanque. Sus modelos y moldes fueron destruidos durante la guerra. También estaba previsto construir una terraza en la parte baja del bulevar para que la Sirena pudiera verse también desde el río. Los dos monumentos de la Sirena de Varsovia sobrevivieron a la Segunda Guerra Mundial, aunque no sin daños. El del río Vístula fue reparado en 1949 por el taller de los hermanos Łopieński, sin retirar la escultura de su pedestal. En aquel momento se parchearon 35 agujeros de bala. En 1966 se reparó el monumento, y en esa ocasión se inauguró también una fuente con estanque.

Pomnik Syreny
El monumento en 1961. Fuente: http://collections.lib.uwm.edu/

En 2000 se construyó el puente Swietokrzyski en las inmediaciones de la Sirena, que pasó a formar parte permanente del telón de fondo del monumento histórico. En 2005 se llevó a cabo una renovación general del monumento. Las obras le devolvieron su aspecto anterior, y la reconstrucción y ordenación de sus alrededores aumentaron significativamente el atractivo del lugar y lo convirtieron en uno de los lugares más importantes y visitados a lo largo del río Vístula.

el 8 de marzo de 2024, activistas del grupo Última Generación rociaron el monumento con pintura en un intento de llamar la atención sobre el cambio climático. Una limpieza preliminar ayudó a la Sirena a recuperar sus colores de antaño, pero el zócalo de arenisca fina aún no ha recuperado su aspecto original. Los servicios de conservación y los expertos evaluarán las obras necesarias para devolverla a su estado anterior al acto vandálico. El caso de la destrucción del símbolo de la capital se ha remitido a la fiscalía. Se han abierto diligencias por daños al monumento.

Fuente: warszawa.fandom.com, um.warszawa.pl

Lea también: Monumento | Historia | Escultura | Varsovia | Datos interesantes

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea