Una casa junto al mar polaco inspirada en la época dorada de Egipto.

Una casa a orillas del mar polaco, cuyo interior se inspira en el llamado Reino Medio, un periodo considerado la edad de oro de Egipto, fue creada por Karolina Rochman, autora del interior.

El tiempo, el cambio -real o ilusorio-, la singularidad de los procesos repetitivos de la vida y la repetición cotidiana, la copresencia sin conflictos de la eternidad y la mortalidad: estos son los leitmotiv de todo el interior y de sus superficies individuales. Motivado por estos principios, el propio diseño del espacio-tiempo se convierte en una metáfora del tiempo.

El tiempo imbuido en este pedazo de realidad completamente estilizado, el espacio de la casa, se caracteriza por un ritmo específico y una forma concreta de transcurrir. Es una combinación del macrotiempo cíclico de la naturaleza y el microtiempo de la existencia vivida individualmente o de la vida cotidiana experimentada subjetivamente.

El tiempo toca el espacio desde el principio, con el cambio de su uso como resultado de la adaptación de un espacio comercial a alojamiento residencial. En ciento treinta metros cuadrados, ha sido posible albergar tres dormitorios, dos cuartos de baño -uno de los cuales acompaña al dormitorio principal con vestidor independiente y el otro es contiguo al lavadero-, una cocina conectada al comedor y abierta al salón, un vestíbulo en el umbral del piso y un hall en su profundidad. Los materiales utilizados en la construcción del interior son de época: a la madera de roble natural y pintada de los suelos y el mobiliario se yuxtaponen sofisticados murales, importados a Polonia desde Francia en un número vertiginoso de nada menos que 1.500 cuadrados de agua vidriada.

La edad de oro de Egipto llevada al interior polaco

En un interior de cristal, todo parece fluir. El principio básico que guía el microcosmos doméstico -su arché- es el agua, que cambia constantemente en cuanto a su estado de agregación y forma. El agua adopta la forma del recipiente que la contiene y, por tanto, del interior y de cada uno de sus espacios. Aquí, sin embargo, los límites son borrosos y los bordes indistintos. En la superficie predominan las curvas y las redondeces. Las transiciones son suaves y suaves, como ya se aprecia en la zona de entrada del piso, que acostumbra a los visitantes al interior, que está detrás de una puerta cerrada pero que brilla invitadoramente a través de una pared de vidrio fundido.

El reino de tamaño medio tiene estructuras de cristal estables y se refleja en espejos de cristal delicado. La funcionalidad se traslada a la vida cotidiana, que plantea problemas que requieren ideas innovadoras y soluciones prácticas. La casa de cristal situada junto al mar Báltico parece un sueño hecho realidad de Przedwiośnie. El protagonista de la novela de Żeromski sueña con casas de cristal producidas en una cristalería alimentada por la fuerza del agua del mar. Debían ser verdaderas obras de arte aplicado. Las paredes de cristal debían ser llamativas y eficaces. Brillaban con todos los colores del arco iris. Ofrecían un respiro en verano, cuando el agua fría corría por ellas, y calentaban en invierno, cuando el líquido caliente las llenaba.

Desde el punto de vista estético, el Reino Medio se remonta a la época dorada de Egipto, a las creencias funerarias, a las ceremonias y rituales consagrados para pasar al descanso eterno. El antiguo paraíso egipcio -los Campos del Barranco- es una zona insular rodeada de agua con campos de Osiris, el dios de la muerte y la vida renacida. Hay dos caminos hacia el mundo de los muertos, uno marítimo y otro terrestre, descritos e ilustrados en el Libro de los Dos Caminos. La división de la composición del Libro en el río y sus dos orillas, donde residen los bienaventurados y los condenados, se refleja en la atmósfera y el diseño interior. Las superficies iluminadas y brillantes comunican sin chocar con las estancias sombrías y tenebrosas. La oscuridad no suena ominosa, es incluso acogedora y segura. En cambio, la luminosidad, llena de ilusiones ópticas, es inquietante y creativa a la vez.

Karolina Rochman, autora del interiorismo

Dormitorio estilo Reino Medio

Dormitorio, decorado con papel pintado estilizado con viñetas y relieves de tumbas que muestran escenas de ultratumba. El vestidor, iluminado con luz cálida, como si reuniera las cosas necesarias para sobrevivir en el más allá. Los lienzos de las paredes del cuarto de baño tienen forma de ojos pintados en cajas de madera o piedra, que permiten al difunto contemplar el mundo de los vivos. Los bloques de cristal y los adornos de espejo parecen espejos colocados en los ataúdes, simbolizando al Dios Sol y reflejando la vida terrenal.

Los accesorios de oro viejo son también una lujosa reliquia del pasado egipcio. Los sarcófagos más ricos estaban decorados con láminas de oro. El sarcófago interior de Tutankamón era totalmente de oro.

La vida es movimiento y el movimiento es su esencia. Las superficies interconectadas del uso cotidiano fluyen como un río que inicia su curso en el comedor y encuentra su desembocadura en el salón. Sus aguas se derraman sobre la superficie de la cocina y se elevan hasta las colinas de las sillas y las alturas de la mesa, que, con su forma rectangular que se extiende a todo lo largo del comedor, se asemeja ella misma a un cauce surcado.

El movimiento es el origen de todo y también todo está en movimiento. La luz filtrada a través del vidrio fundido parpadea en el suelo del salón, las paredes de cristal fluyen desde los techos como cascadas y las lámparas doradas del comedor bailan al viento como cortinas de luz de metal atomizado. Nada está quieto, todo fluye. Es imposible sumergirse dos veces en el mismo río y en el mismo interior, porque ya han entrado nuevas aguas y siguen llegando nuevas impresiones.

Río arriba, el agua fluye velozmente. En el restaurante, como espacio multifuncional y polivalente, el tiempo transcurre en una rápida corriente de acontecimientos diarios. El espacio-tiempo, lleno de imágenes, tacto, sonidos, olores y sabores, se llena de experiencias sensoriales muy diversas. Las sillas color esmeralda y, sobre todo, la mesa azul Majorelle remiten al complejo de jardines y villas de Marrakech que Yves Saint-Laurent y Pierre Bergé renovaron y abrieron al público.

En la zona de ocio, el río ralentiza su curso. Fluyendo sin prisa, el agua baña las orillas de la cómoda, que, recubierta de pintura de guerra negra y equipada con dos lámparas-espadaña, ofrece una clara resistencia al elemento. Empujada hacia un rincón, la mesa de centro se mantiene sólida, aunque en su superficie microrugosa parecen brillar huellas de erosión. El agua ha arrastrado arena de color miel y ha dejado un residuo marrón en el sofá, que con sus colores terrosos y su tamaño celeste parece una isla acogedora, temporalmente sólo deshabitada.

En el salón, rodeado de ventanas acristaladas y lujosos cristales, el agua parece derramarse por todas partes. Un pequeño obstáculo es un trozo de tierra que sobresale en el mar ondulante. Es el saliente del dormitorio, cuyo interior brilla a través de las paredes de cristal. La presencia del dormitorio en el salón puede ser totalmente discreta. La luz que brilla a través de la fachada de cristal lo convierte en una reluciente decoración mural. Pero como cualquier meandro formado por un río, el dormitorio puede aislarse de la matriz del salón, separándose de miradas embelesadoras con cortinas que, a petición del hogar, dejan caer pesados párpados sobre el reluciente cristal de lujo.

El interior sobreiluminado del piso es como la cuenca de un río que abarca la cuenca del comedor conectada con el salón, junto con un afluente en forma de pasillo que se ramifica en otros brazos: un dormitorio de invitados y dos cuartos de baño. A través de uno de ellos se puede nadar hasta el segundo dormitorio, aunque en realidad -desde el punto de vista de la dueña de la casa- es el dormitorio principal y primario. Ella misma es como un viejo río con sus propios afluentes. Además del cuarto de baño, en él desembocan las aguas superficiales del vestidor.

La zona, abierta al exterior, permite a sus ocupantes disfrutar de la variada luz y los estados de ánimo del entorno a medida que avanza el día y cambian las estaciones. Este espacio temporal estará felizmente poblado por espíritus libres, observadores muy sensibles y usuarios de luz variable sensibles a los cambios de entorno y estado de ánimo.

fuente: Karolina Rochman / http://karolinarochman.design/
fotos: Moodauthors / https://moodauthors.com/

Lea también: casa unifamiliar | Interiores | whiteMAD en Instagram | Eclecticismo | Diseñadores polacos

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea