fot. James Watt, flickr, CC 2.0

Una maravilla de la ingeniería en el desierto. Presa Hoover en Nevada

La presa Hoover se creó en el momento más difícil de la historia económica de Estados Unidos. El peor periodo de la Gran Depresión se produjo durante el mandato del Presidente Herbert Hoover. Aunque los estadounidenses sitúan su presidencia entre las diez peores de la historia del país, la fama de la gran presa Hoover sigue intacta. Su genialidad ingenieril y sus detalles art déco hacen de la presa uno de los monumentos más importantes del oeste estadounidense. Cabe destacar que hasta 1945 fue la mayor central hidroeléctrica del mundo.

Desarrollada en la década de 1920. El oeste de EE UU necesitaba una central adecuada capaz de suministrar electricidad a una población cada vez mayor. A principios de siglo se investigó qué río sería el más adecuado para crear una gran presa. Se encontraron buenas condiciones al norte de Los Ángeles. El problema era que la presa, construida en 1926, no era una estructura demasiado sofisticada. Dos años después de la inauguración de la presa de San Francisco, el desastre se cebó con la presa. Como consecuencia del derrumbe de un muro, el agua mató a 431 personas. Tras esta tragedia, se decidió construir una central hidroeléctrica grande y robusta.

La construcción de la nueva presa fue aprobada por el Presidente Calvin Coolidge. Sin embargo, fue la administración de su sucesor, Herbert Hoover, la que inició las obras. Un lugar ideal para la construcción de una central eléctrica gigante resultó ser la zona fronteriza entre Nevada y Arizona. Gracias al río Colorado, la presa Hoover podría generar hasta 3,3 TWh de energía al año. El problema, sin embargo, era que no había ningún asentamiento importante a lo largo del tramo designado. En un principio, el ayuntamiento de Las Vegas quería que su ciudad de 5.000 habitantes fuera la sede de la administración de la presa. Sin embargo, la administración Hoover puso sus miras en construir una ciudad independiente cerca de la frontera con Arizona. Así nació Boulder City, un asentamiento permanente en medio del desierto.

Cuerpos de hormigón

Los trabajadores de la construcción vivían en asentamientos temporales a lo largo del río. En el punto álgido del proyecto trabajaban en la obra 5.400 obreros. Uno de los asentamientos era Ragtown. En este pueblo improvisado vivían las familias de los trabajadores hasta que se creó Boulder City. Los trabajadores ganaban el salario más bajo del país. Algunos incluso cobraban menos. La crisis económica y la magnitud de la inversión obligaron a la dirección a recortar gastos.

El cañón donde se iba a construir la presa Hoover se aisló del agua con ataguías especiales. Estos diques provisionales de chapa y tierra permitieron iniciar los trabajos de demolición. El exceso de roca se voló con dinamita. Curiosamente, la dinamita fue colocada entre las rocas por trabajadores colgados de cuerdas. Todo el proceso tuvo lugar a varias decenas de metros de altura. El trabajo se realizaba a temperaturas que oscilaban entre los 40 y los 55 grados centígrados. No se conserva documentación que confirme temperaturas tan elevadas, pero la prensa de 1931 menciona un récord de 55 grados.

Una vez fraguado el sustrato con lechadas adecuadas, se empezaba a verter el hormigón. Las piezas se agruparon en columnas de planta rectangular. Los materiales se transportaron en teleféricos suspendidos. Se vertieron casi 2,48 millones de metros cúbicos de hormigón. Esta fase de la construcción comenzó 18 meses antes de lo previsto. El ritmo de construcción se debió a numerosas penalizaciones y prisas de la dirección. Si la construcción se hubiera retrasado varios meses, la agencia gubernamental Bureau of Reclamation habría impuesto severas sanciones a los contratistas. Las prisas y el miedo a las consecuencias financieras o incluso legales contribuyeron a la muerte de al menos un centenar de trabajadores. En las décadas de 1930 y 1940 circuló una leyenda sobre los cadáveres de trabajadores hundidos en el hormigón.

Alas de la República

La presa no sólo fue una respuesta funcional del gobierno a la crisis económica, sino también una maravilla de la ingeniería art déco. El Bureau of Reclamation quería que el edificio destacara por su escala y estética. George B. Kaufmann, un arquitecto de Los Ángeles, creó un diseño basado en el modernismo. Los elementos más grandes, como las torres de toma y los edificios de la parte trasera de la presa, se caracterizan por sus formas geométricas. Además de la masa modernista general, son sobre todo los detalles los que llaman la atención. El escultor noruego Oskar Hansen creó una serie de relieves en memoria de los trabajadores fallecidos. Otros relieves destacan la fuerza física y la persistencia del hombre para lograr lo imposible. También hay motivos de habitantes indígenas del desierto.

El artista Allan Tupper True, por su parte, se ocupó del diseño de los suelos. Los motivos de piedra aluden a los elementos de la cultura navajo. También se aprecian diversos motivos de animales. Hansen diseñó además un suelo de terrazo que representa la alineación de las estrellas del día de la inauguración de la presa. Además, junto a la presa se colocaron dos esculturas de bronce fundido de las “Figuras aladas de la República”. Cada figura mide 9,1 m de altura.

photo Admitter, flickr, CC 2.0

La ceremonia de inauguración de la presa en 1935 comenzó con un discurso de Franklin D. Roosevelt. El sucesor de Hoover fue su acérrimo opositor, por lo que el nombre de la instalación se cambió por el de presa de Boulder. Después de la guerra, el Congreso recuperó el nombre de presa Hoover. El caso es que Boulder Dam era en realidad el nombre del proyecto en los años 20. Así lo llamaba la prensa local. No fue hasta la ceremonia de colocación de la primera piedra cuando el entonces Secretario de Recursos del Interior se refirió al proyecto como “presa Hoover”.

Un milagro en el desierto

En la actualidad, casi un tercio de la energía producida por las turbinas de la presa se destina al sur de California. En el siglo XXI se han elaborado planes para suministrar energía hasta 2067. La construcción de la presa de 379 × 221 m también tiene consecuencias medioambientales. El río Colorado ha dejado de desbordarse, lo que ha afectado a la desecación de la zona del delta fluvial. La población de peces del río también disminuyó.

La presa Hoover ejemplifica la ambición, el ingenio pero también los riesgos asumidos por el hombre. Este simbolismo, combinado con la gigantesca escala de la inversión, atrae a muchos turistas. En años posteriores se construyeron varios centros de visitantes, y en 2010 también se construyó un puente colgante sobre el cañón. La vista desde el puente Mike O’Callaghan-Pat Tillman Memorial es impresionante. La presa ha sido escenario de muchas películas desde 1933. Los objetos diseñados para parecerse a la presa Hoover también han aparecido en varios juegos. Por ejemplo, en el universo de “Fallout: New Vegas”, la presa sobrevivió a un holocausto nuclear. Después de casi 91 años, la presidencia de Herbert Hoover no goza de buena reputación. Con diferencia, la presa del desierto que lleva su nombre goza de mejor reputación.

Fuente: archives.gov

Lee también: Arquitectura | Art Decó | Monumento | Historia | Datos interesantes | Estados Unidos | Hormigón | whiteMAD on Instagram

Últimos contenidos en el sitio

La belleza te rodea